¿qué rutina de cuidado facial debes adoptar según tu tipo de piel?

¿QUÉ RUTINA DE CUIDADO FACIAL DEBES ADOPTAR SEGÚN TU TIPO DE PIEL?

Publicado el 14 de mayo de 2024 por Astrid

Tiempo de lectura: 7 minutos

Mantener una buena rutina de cuidado facial es fundamental para mantener una piel sana y un cutis radiante. Pero, hay que admitirlo, elegir la rutina adecuada puede parecer intimidante con la multitud de consejos disponibles, especialmente en revistas y redes sociales... Es fundamental centrarse en algunos principios clave para evitar errores comunes. Descubre cuáles en las siguientes líneas.

RESUMEN

Comprender tu tipo de piel, la base de una rutina adecuada y eficaz

Todo comienza a partir de ahí: comprender tu tipo de piel es, de hecho, la clave para desarrollar la mejor rutina de cuidado facial. Generalmente existen cuatro tipos principales de piel: seca, mixta, grasa y normal. La piel sensible es un caso especial porque puede coexistir con otro tipo de piel, ya sea mixta, grasa, normal o seca.

Descubre más sobre tu tipo de piel con nuestro artículo “¿Cuáles son los diferentes tipos de piel?

A modo de recordatorio, aquí tienes las características imprescindibles que debes conocer para definir tu tipo de piel:

Piel seca : Puede quedar áspero, escamoso o sin brillo con tendencia a resultar incómodo, especialmente después de la limpieza. Los poros son finos y poco visibles y la superficie de la piel puede presentar enrojecimiento y cierta sensibilización al calor y al frío.

Piel grasa : Más bien espesa, la piel es brillante y grasa al tacto. Los poros están abiertos y visibles. La piel grasa es propensa a sufrir imperfecciones como puntos negros y acné debido al exceso de grasa.

Piel mixta : Con una zona T generalmente grasa y el resto de la piel del rostro normal o seca, la piel mixta es como su nombre indica, una mezcla de diferentes tipos de piel.

Piel normal : La piel normal es generalmente suave y sin imperfecciones. En otras palabras podríamos decir que es el tipo de piel perfecto. Ni demasiado seco ni demasiado graso, es adecuado con poros pequeños y poco visibles.

Piel sensible : La piel sensible es fina y tiende a reaccionar excesivamente a los estímulos externos (viento, lluvia, calor, etc.). Sufre regularmente picores, enrojecimiento o incluso pequeñas sensaciones de hormigueo. Esta piel frágil requiere cuidados especiales y adecuados porque las reacciones a los principios activos son habituales.

Comprender tu tipo de piel, la base de una rutina adecuada y eficaz

Los pasos clave para una rutina facial exitosa

La rutina de cuidado facial, o cuidado de la piel, no debe convertirse en un fastidio. Para evitar que invada demasiado tu vida diaria, es buena idea simplificarlo centrándote en lo esencial. Unos pocos pasos clave son suficientes para mantener una higiene cutánea eficaz.

Limpieza diaria, mañana y tarde.
Limpiar el rostro por la mañana y por la noche es fundamental para eliminar impurezas, exceso de sebo, residuos de maquillaje y contaminantes. Opte por un limpiador suave adecuado a su tipo de piel como La Emulsión Limpiadora de Beau Domaine (suave y antioxidante). Para elegir el producto adecuado, consulte nuestro artículo de blog "¿qué limpiador facial elegir?". Tu preferencia personal, como si prefieres o no el contacto con el agua, también puede influir en tu elección del limpiador ya que algunas fórmulas ofrecen opciones sin enjuague. Sin embargo, cuidado con este último punto, consideramos fundamental enjuagar siempre su Cuidados, en caso de que no soportes el contacto repetido con el agua (en el caso de pieles sensibles por ejemplo) puedes cambiar el agua por agua floral 100% natural.

La fase de tonificación (opcional, pero efectiva)
Este es un paso que muchas veces olvidamos, pero que aporta enormes beneficios a la piel. Appliquer un tonique ou une essence matin et soir, juste après le nettoyage, aide à rééquilibrer le pH de la peau, à dissoudre les résidus calcaires de l'eau, à parfaire le nettoyage, et à préparer la peau à mieux absorber les soins appliqués a continuación. Nuevamente, asegúrese aquí de que el producto sea adecuado para su tipo de piel.

Exfoliación regular, pero sin excesos.
Es importante incorporar una exfoliación suave a tu rutina. Cuente de 1 a 2 veces por semana, dependiendo de la sensibilidad de su piel, evite el uso excesivo, incluso la piel normal puede sufrirla. Utilice exfoliantes suaves como exfoliantes químicos (los que contienen enzimas de frutas hacen maravillas) o cepillos de limpieza. Después de la exfoliación, no dudes en aplicar una mascarilla adaptada a tus necesidades específicas (hidratante, nutritiva, matificante, antiedad, etc.) para mimar tu piel, que estará aún más receptiva a los cuidados que se le den después de una buena exfoliación.

Atención dirigida, según necesidades específicas.
Ya sea grasa, seca, mixta o normal, este paso se centra en las preocupaciones específicas de tu piel. Utilice sérums o tratamientos específicos por la mañana y por la noche para necesidades como antienvejecimiento (retinol), luminosidad (vitamina C), reducción de los signos de fatiga (ácido hialurónico), decoloración de las manchas (ácido glicólico), gestión de los brillos, tratamiento de las imperfecciones (niacinamida). ), sensibilidad (aceite vegetal, ceramidas) o cuidados específicos para el contorno de ojos.

Hidratación, la fase más imprescindible
Como seguramente sabes, la promesa de una piel bella requiere, sobre todo, una buena hidratación. Aplicar todos los días, mañana y noche, una crema hidratante adaptada a tu tipo de piel y a tus necesidades específicas para mantener la hidratación, proteger la barrera cutánea y defender la piel de las agresiones externas. Dependiendo de tus necesidades, elige cremas que contengan principios activos como manteca de karité para nutrir o ácido hialurónico para hidratar. En Beau Domaine nuestro tratamiento La Crème combina la acción nutritiva de la manteca de karité para proteger la piel, el aceite de oliva para suavizarla y el agua de uva orgánica para hidratarla.

Protección solar, un nuevo gesto imprescindible para una rutina exitosa
Nunca olvides la importancia de la protección solar. Invierno y verano, la protección SPF debe aplicarse todos los días del año. Utilice una protección de amplio espectro con un SPF de 30 a 50, adaptada a su tipo de piel, incluso en días nublados. Es el toque final a tu ritual de cuidado facial. Hoy en día existen varias marcas con formulaciones, cada una más innovadora que la anterior, para que la aplicación del protector solar sea placentera e igual de efectiva.

Los pasos clave para una rutina facial exitosa

Higiene de vida, su importancia capital para complementar la rutina facial

Nada supera a un estilo de vida saludable. Si bien se permiten pequeñas desviaciones de vez en cuando, es importante mantener un curso de acción en el tiempo para permitir que la piel irradie toda su belleza.

Por ejemplo, un sueño de calidad es crucial para la regeneración de la piel. Durante el sueño, la piel se repara y renueva, lo que ayuda a combatir los signos del envejecimiento y a mantener un cutis radiante. Se recomienda dormir entre 7 y 8 horas por noche para optimizar los beneficios de tu rutina nocturna. Por supuesto, depende de tu metabolismo, ahora está demostrado que algunas personas necesitan más o incluso menos horas de sueño que la media.

La actividad física también es fundamental para un cuerpo sano y, por tanto, para una piel bonita. Este último aumenta la circulación sanguínea, lo que ayuda a nutrir las células de la piel con más oxígeno y nutrientes mientras ayuda a eliminar desechos y toxinas. El ejercicio también puede ayudar a reducir el estrés, un factor que se sabe que empeora los problemas de la piel como el acné y el eccema...

Finalmente, una dieta rica en frutas, verduras, proteínas magras y grasas saludables aporta vitaminas y minerales esenciales para la salud de la piel. Los antioxidantes, por ejemplo, protegen la piel contra el daño de los radicales libres y promueven una tez radiante. Incluya alimentos ricos en vitaminas A, C, E y ácidos grasos omega-3 para favorecer la elasticidad e hidratación de su hermosa piel.

Reconoce la evolución de tu piel y adáptate a los cambios
Tu rutina perfecta no es fija, evolucionará con el tiempo al igual que tu piel. Las necesidades de estas últimas no serán las mismas en verano que en invierno, el tiempo también hará su trabajo haciendo que tu piel sea más sensible o menos propensa a las imperfecciones. La verdadera clave es saber adaptarse y escuchar a tu cuerpo para examinar el más mínimo cambio que pueda derivar en la necesidad de una nueva rutina. Como bien dicen los americanos: “Sigue la corriente”.

Higiene de vida, su importancia capital para complementar la rutina facial

También podría gustarte

El Suero⁤⁣

Tratamiento antiedad antioxidante global

A partir de $ 3,341.25

La crema

Tratamiento anti-edad y luminosidad antioxidante.

A partir de $ 2,885.25

Ver más productos